Estación Sufragio: No la van a doblegar

Por Adalberto Carvajal
Publicada el

Apenas repuesta del susto, a la alcaldesa de Manzanillo se le vio muy temprano el sábado encabezando una brigada de limpieza en una colonia. La noche del viernes, Griselda Martínez había sufrido un atentado en la avenida Elías Zamora que dejó lesionado a uno de sus escoltas y a una ciudadana como ‘daño colateral’.

La aparición a las pocas horas de la edil porteña en la Colonia Pacífico tuvo dos propósitos: mostrar que hay normalidad en las actividades del Ayuntamiento y enviar un mensaje a los agresores de que no la van a doblegar.  

El modus operandi de los sicarios lleva la marca de la casa: dos motocicletas, con dos sujetos montados en cada una, se le emparejaron a la unidad que transportaba a la munícipe a la altura del puente del Barrio 5 del Valle de las Garzas. Los pistoleros esperaban dar en el blanco, no que la escolta repeliera el ataque. 

Horas antes, en el crucero de Turla, Ixtlahuacán, un agente investigador de la Fiscalía General del Estado fue atacado a balazos. Herido, perdió el control del vehículo oficial en el que viajaba y cayó a un barranco. No sobrevivió.

Por naturaleza, este tipo de agresiones son infamantes. Estigmatizan a la víctima al atribuírsele alguna responsabilidad como para merecer el atentado. De hecho, en la jerga periodística policial se ha dado en llamar “ejecución” a un término que normaliza la existencia del fuero criminal.

 

LIMPIAR LA FUERZA

Las posibles causas para atentar contra Griselda Martínez son del dominio público: la alcaldesa ha querido limpiar una policía municipal donde se detectó que un  buen número de agentes responden a uno de los dos cárteles del narcotráfico que operan en Manzanillo; un número equivalente está controlado por la otra organización criminal con fuerte presencia en el municipio.

Griselda ha venido adquiriendo patrullas, contratando como agentes a egresados del Instituto de Formación Policial del Estado de Colima, reconociendo y estimulando a los mejores policías, anunciando la creación de una nueva Policía de Proximidad y pugnando –sin mucho éxito– ante la mesa de seguridad para que se apliquen los mecanismos de control y confianza que permitan sacar de la nómina a los agentes infiltrados.

La estrategia de seguridad de la edil emanada de Morena choca con los intereses de una delincuencia organizada que se ha beneficiado, en todo el estado, de una lógica policial basada en el principio de: “no oír, no ver y no perseguir”.

Por cierto, a la llamada de auxilio de los escoltas de la alcaldesa, durante varios minutos, las patrullas cercanas hicieron como que no oían y no veían. Lograron la fuga los agresores porque no hubo quién los persiguiera. 

 

TODO PASA POR EL PUERTO

Manzanillo es uno de los puertos más importantes del país y ahí, presumiblemente, ocurren delitos a escala industrial: trasiego de drogas, contrabando, piratería y robo de mercancías. Como ciudad portuaria y destino turístico no está exenta de otras actividades criminales, como la trata de personas y por supuesto el narco-menudeo. 

Se ha dicho hasta el cansancio, y es por cierto la excusa preferida de la administración estatal, que por el impacto social y económico que tiene la actividad delincuencial el puerto debería ser cuidado por las fuerzas federales de seguridad. 

Como sede de la Flota del Pacífico, ha habido en estos años una fuerte presencia de la Armada en las calles de Manzanillo, con las limitaciones que tienen los infantes de Marina para hacer labores policiales. Ahora toca el turno a la Guardia Nacional.

Que eventualmente se despliegue esa nueva corporación en el municipio porteño, no le quita responsabilidad al estado de Colima. En cuanto a la solución de estos últimos atentados, la Fiscalía debe empezar a dar resultados. El que la hizo, que la pague. 

La fiscal Ernestina Godoy en la Ciudad de México entiende perfectamente que entre más rápido se identifica y detiene a los presuntos responsables de un homicidio doloso, un secuestro o una extorsión, menos se deteriora la confianza ciudadana en sus autoridades.

En ese sentido, su homólogo en Colima, Gabriel Verduzco, enfrenta el desafío de resolver estos atentados sin enredarse en declaraciones y filtraciones. 

Todavía en el caso del ex secretario de Turismo vimos cómo una actuación ministerial que se preocupa más por presentar una versión verosímil que en investigar los hechos, termina por señalar culpables pero no consigue llevarlos ante la justicia.

No podemos permitir que queden en el limbo ministerial estos dos atentados, como ocurrió en su momento con otros atentados a funcionarios públicos y políticos. La lista es larga e incluye la muerte de un regidor electo y, más tarde, de la directora de Seguridad Pública en Armería.

Recordamos también los homicidios del ex presidente municipal de Ixtlahuacán y de un regidor en Tecomán; tanto como los atentados –uno mortal, el otro frustrado– de dos ex gobernadores de Colima. Y, en Manzanillo, la población tiene aún presente la muerte del entonces director de Capdam.

 

¿LA CUIDA LA GENTE?

Al haber calcado el estilo lopezobradorista de gobernar, Griselda Martínez se movía en Manzanillo prácticamente sin seguridad. Su escolta era muy discreta. De hecho, el agente lesionado es uno de los guardaespaldas comisionados por la Marina.

Ahora la obligan a moverse con mayor precaución. Pero no sólo a ella, el resto de los munícipes del estado deben asumir que están en riesgo.

En la instauración de un nuevo régimen, en materia de seguridad y procuración de justicia el nuevo orden al que aspiramos implica que cada uno de los ámbitos del gobierno cumpla con lo que mandata la Constitución: 

El municipal, con la prevención del delito; el estatal, con la vigilancia, la investigación y la persecución de los delitos; el federal, con la inteligencia, la defensa del territorio y la preservación del monopolio de la violencia en manos del Estado nacional. No debemos tolerar que fuerzas delincuenciales se lo disputen.

Mi correo electrónico: carvajalberber@gmail.com. Esta columna también se puede leer en: www.carvajalberber.com y sus redes sociales.

 

https://carvajalberber.com/2019/07/29/no-la-van-a-doblegar/

Comparte!
A+ A-

Destacadas

Destaca Colima en homicidios y robo de motos en los últimos 4 años

Destaca Colima en homicidios y robo de motos en los últimos 4 años

Taibo II llega este fin a Manzanillo con su Tendido de Libros

Taibo II llega este fin a Manzanillo con su Tendido de Libros

Ni empresarios aprueban desempeño de JIPS; es 5to peor evaluado

Ni empresarios aprueban desempeño de JIPS; es 5to peor evaluado

Arrancaaaan

Arrancaaaan

Hallan 7 cuerpos en fosas clandestinas rumbo a El Paraíso, Armería

Hallan 7 cuerpos en fosas clandestinas rumbo a El Paraíso, Armería