Red Ciudadana: La Reelección de Martín Flores

Por Miguel Ángel Chávez Valencia
Publicada el

Al encabezar la única planilla que se registró en el plazo establecido por la convocatoria, Martín Flores Castañeda se perfila –parece que sin mayores obstáculos-, a encabezar por un periodo más la dirigencia del Sindicato de Trabajadores al Servicio del Gobierno del Estado y organismos descentralizados, STSGE, organización gremial que muestra una gran solidez, apertura democrática y transparencia en el ejercicio de cuotas, en una coyuntura donde gran parte de los sindicatos y sus liderazgos atraviesan por severas crisis de legitimidad.

A diferencia de la anterior elección, donde Flores Castañeda tuvo que enfrentar una dura campaña mediática y de operación política orquestada por el gobernador y llevada en la práctica por la Secretaría General de Gobierno, el PRI, Diario de Colima, la Coordinación General de Comunicación Social, y otros funcionarios de primer nivel del gobierno, el actual proceso no padece con la misma consistencia las argucias gubernamentales por interferir en la vida interna del sindicato, concretamente para descarrilar a Martín y a la vez imponer a una dirigencia subyugada a Ignacio Peralta.

Los rumores en el sentido que desde la Secretaría General de Gobierno se patrocinaba una posible candidatura de Agustín Martell Aparicio, no tuvieron el efecto que algunos esperaban, y seguramente tanto Arnoldo Ochoa como el gobernador entendieron que auspiciar un proyecto alterno destinado al fracaso tendría costos mayores que aceptar la reelección de Martín Flores por un periodo más. En consecuencia, parece que se dieron cuenta que representaba un menor costo político hacerse a un lado que sufrir una nueva derrota ante el líder sindical.

Al interior del sindicato, donde Martín es reconocido, respetado e incluso querido por la gran mayoría de la clase trabajadora, sobra explicar las razones de su permanencia en el cargo; sin embargo, fuera de ese contexto vale la pena analizar el tema, particularmente entre quienes desde una perspectiva general se preguntan cómo es posible que un exdirigente del PRI y dos veces diputado plurinominal, amigo y aliado de varios gobernadores priistas, se postule para un periodo más bajo las circunstancias de cambio que viven Colima y el país, y por si esto fuera poco, que encabece la única planilla registrada.

Si bien en cierto que en estos momentos en que la llamada cuarta transformación está en boga y representa, con todos sus vicios, disputas internas y paternalismo de corte echeverrista, la alternativa que la mayoría de los mexicanos piensa que habrá de cambiar el status quo neoliberal que tanto daño le ha hecho al país, la membrecía priista de Martín Flores Castañeda no representa precisamente su mejor carta de presentación. Sin embargo, hay que acotar que quienes ven las cosas solamente desde ese ángulo, es porque desconocen que al interior del sindicato de gobierno persiste el liderazgo más sólido y legitimado que se pueden encontrar entre los sindicatos y organizaciones gremiales en todo el estado.

Y aquí es precisamente donde los resultados hablan por Martín Flores, pues la serie de logros, beneficios, conquistas y el trato hacia sus compañeros de gremio, le han permitido construir un liderazgo fuerte, resultante de la implementación desde hace varios años de los primeros informes financieros en un marco de plena transparencia, así como por impulsar acciones, entre las que destacan créditos a tasas bajas y la construcción con recursos propios, de los mejores fraccionamientos promovidos o construidos por cualquier sindicato en la historia reciente.

Tan solo hace unos días, Martín Flores en la entrevista que sostuvo con el periodista Max Cortés en La Mejor FM Noticias, informó que el sindicato cuenta con un activo circulante de 75 millones de pesos, que es producto de las aportaciones de los trabajadores, recurso que se emplea en un sistema de financiamiento que se ofrece a intereses blandos a los mismos agremiados.

Y es que un asunto es que el PRI y sus liderazgos atraviesen por la crisis más severa de su historia política, y otra muy distinta, que algunos cuadros de este partido, como es el caso de Martín Flores, que cuentan con un historial y trabajo acreditado fuera del contexto partidista, tengan que ser sepultados en el mismo entierro.

Sin duda la habilidad mostrada por Martín Flores Castañeda para consolidar la confianza de los trabajadores sindicalizados, cuenta con la ayuda de un factor que ha sido fundamental para afianzar su liderazgo: el gobernador José Ignacio Peralta Sánchez. Y es que precisamente el mandatario estatal, con su peculiar estilo de tratar a los demás, de tomar decisiones y “hacer política”, se ha convertido en el mejor ejemplo de despotismo y frialdad. Así lo muestra con la campaña que implementó previo a las negociaciones y aprobación de la nueva Ley de Pensiones, cuando mandó elaborar un panfleto para intentar desacreditar el trabajo de los sindicalizados, o con la reciente pretensión de cambiar la modalidad bajo la cual están inscritos al IMMS, afectando severamente sus derechos y conquistas laborales, por citar solamente un par de ejemplos.

Con un gobernador con estas características, con partidos políticos y un Congreso –salvo escasas excepciones-, que mantienen silencio ante la insensibilidad e indolencia que muestra en el día a adía el mandatario estatal, las cualidades o ventajas que identifican a Martín Flores son vistas prácticamente una especie de dones, escasos en la coyuntura política y opuestos en su totalidad al estilo tecnocrático de gobernar que padecemos los colimenses.

Pese al golpeteo constante en su contra, la experiencia le ha permitido a Martín Flores mandar un mensaje de certidumbre muy claro al gobernador y a la esfera gubernamental: su única pretensión es garantizar los derechos y conquistas de sus agremiados, y si estas condiciones se respetan el gobierno siempre encontrará colaboración eficiente, compromiso y reciprocidad política en los trabajadores.

Si los detractores y adversarios de Martín Flores están inconformes por su inminente reelección al frente del STSGE, es al gobernador José Ignacio Peralta y sus brillantes asesores a quienes deben dirigir sus reclamos, pues son ellos quienes construyeron el camino para que en el 2016 Martín Flores regresara a dirigir el sindicato y ahora tres años después, para que prácticamente esté a un paso de concretar su reelección.


Amarrando Navajas:

+Tal y como ocurre en el país en Colima también están en riesgo los alcances y la credibilidad de la de la 4T, pues es precisamente el gobernador peñista José Ignacio Peralta el principal interesado en que su amigo Mario Delgado se convierta en el próximo dirigente nacional de MORENA.

+Lejos de marcar una diferencia con sus antecesores, el alcalde Leoncio Morán parece estar empeñado en consolidar la zona norte de la capital, particularmente en el Tercer Anillo Periférico y la calle Venustiano Carranza, como un corredor de alcohol y violaciones a los reglamentos municipales, donde no es necesario tener acondicionadas las instalaciones y en algunos casos hasta tener paredes, sí ni siquiera paredes, para que los nuevos antros de moda ofrezcan bebidas alcohólicas y música viva hasta muy entrada la madrugada. Si esto lo permite como alcalde imagine usted cómo estará Colima si algún día Locho llega a ser gobernador.

Comparte!
A+ A-

Destacadas

Destaca Colima en homicidios y robo de motos en los últimos 4 años

Destaca Colima en homicidios y robo de motos en los últimos 4 años

Taibo II llega este fin a Manzanillo con su Tendido de Libros

Taibo II llega este fin a Manzanillo con su Tendido de Libros

Ni empresarios aprueban desempeño de JIPS; es 5to peor evaluado

Ni empresarios aprueban desempeño de JIPS; es 5to peor evaluado

Arrancaaaan

Arrancaaaan

Hallan 7 cuerpos en fosas clandestinas rumbo a El Paraíso, Armería

Hallan 7 cuerpos en fosas clandestinas rumbo a El Paraíso, Armería