Estación Sufragio: Visfocri; ¿Era mucho pedir?

Por Adalberto Carvajal
Publicada el

La designación de Adriana Ruiz Visfocri como presidente de la Comisión Estatal de Derechos Humanos era “innegociable”, me advierten varios amigos priistas. 

Si Vladimir Parra supuso que el pacto político de Morena con el gobernador Ignacio Peralta –y que el Ejecutivo local ha explotado al máximo– resistiría semejante prueba de amor, se equivocó.

Resulta que ese pacto, amparado en el futurismo de la candidatura de Mario Delgado Carrillo a la gubernatura en 2021, es como un embudo: lo ancho para el PRI, lo angosto para el partido del presidente López Obrador que es mayoría simple en la Legislatura estatal.

¿Pidió mucho Vladimir o la alianza política entre el PRI y Morena se rompió antes y, lo que vimos, esa intentona por conseguir 17 votos para Ruiz Visfocri, no es más que la evidencia de esa ruptura?

 

LA RUPTURA ES CON PT

Tener al PRI como bisagra le representaba a Morena seis votos, volver a asociarse con Acción Nacional apenas tres, observa un colega periodista. Pero lo que realmente cambió la correlación de fuerzas en el Poder Legislativo es el distanciamiento entre Morena y la fracción del que fue su aliado electoral, el PT.

No es casual que luego que Carlos César Farías Ramos saboteó la designación de la Visfocri, se anunciara la liberación de los recursos para los cendis ‘Tierra y Libertad’. Este presupuesto ha sido siempre la moneda de cambio con el gobierno estatal de la franquicia que maneja el senador Joel Padilla.   

 

QUIEN SEA, MENOS ELLA

Cuando comenzó la ronda de presentaciones de los candidatos a presidir la CEDH, se rumoraba que Vladimir Parra tenía otra favorita. 

Según los priistas, cualquier otro nombre, por muy radical que fuera su concepción de lo que significa luchar por los derechos humanos, habría sido mejor recibido por los diputados del tricolor que el de María Elena Adriana Ruiz Visfocri.

Y siguen diciendo los priistas en el afán de justificar el veto oficialista a la ex presidente del Tribunal Electoral del Estado, que Vladimir se convirtió en un operador de los intereses de Acción Nacional.

Piden recordar que la Visfocri votó por la anulación de los comicios para Gobernador en 2003. Y cuando el Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación resolvió anular la elección donde había obtenido el triunfo Gustavo Vázquez Montes, durante la calificación de la elección extraordinaria la presidente del TEE puso a votación un fallo polémico. 

Según ese proyecto de resolución, tras anular la votación recabada en Tecomán por el porcentaje tan elevado de casillas impugnadas, el nuevo cómputo le daba el gane a Antonio Morales de la Peña (el panista que suplió a Enrique Michel Ruiz en la segunda vuelta).

 

MOVIMIENTO NARANJA

Sin embargo, la identificación de Ruiz Visfocri con el PAN no es tan clara. A fines del año pasado en el cabildo de Manzanillo se discutió su designación como secretaria del Ayuntamiento, cargo que finalmente recayó en la ex candidata del PRD a la gubernatura Martha Zepeda del Toro. 

La alcalde morenista Griselda Martínez pensó en Adriana por su amistad de muchos años, no por sus vínculos con el PAN. Pero luego, algo se enturbió en esa relación personal y Griselda retiró la propuesta.

Ruiz Visfocri ha sido, en todo caso, una opositora al PRI. Y el supuesto vínculo con el PAN no acaba de explicar los 16 votos a su favor, pues si hubo un partido que operó para llevar a Adriana a la presidencia de la CEDH fue Movimiento Ciudadano. 

La diputada Remedios Olivera cabildeó para conseguir el voto faltante, y en esta labor política contó siempre con la anuencia (y hasta el respaldo económico si se hubiera requerido estimular el cambio en el sentido de un voto para la segunda ronda, según se dice) del alcalde capitalino Leoncio Morán Sánchez. 

Claro, Locho y Remedios fueron panistas antes de pasarse al MC.

 

UN RENCOR VIVO

Bloquear la designación de Ruiz Visfocri como ombudsperson se volvió un asunto prioritario para la administración de Peralta Sánchez, en concreto para su muy priista gabinete político. Si fuera verdad la filiación panista de Adriana, los muy blanquiazules miembros del gabinete económico le habrían dado su aval.

Ruiz Visfocri les es incómoda, qué va, odiosa a los priistas de viejo cuño en la administración. Son ellos los que presionaron ante la eventualidad de que Nacho Peralta no se preocupara demasiado por la eventualidad de que Adriana arribara a la CEDH.   

No olvidemos que el último día del año 2003, cuando Ruiz Visfocri invitó a los otros dos magistrados electorales a signar su propuesta de anular las casillas de Tecomán y con ello revertir los resultados, era gobernador interino Carlos Flores Dueñas –hombre de confianza del ex gobernador Fernando Moreno Peña– y delegado del PRI Arnoldo Ochoa Gonzalez, quien luego se convirtió en el secretario general de Gobierno con Gustavo Vázquez, el mismo cargo que actualmente ocupa.

Los rencores contra Ruiz Visfocri en el viejo PRI están vivos y actuantes. Si el cargo fuera meramente honorífico, inútil aunque vistoso como ha sido hasta ahora, tal vez el gobierno de Nacho Peralta habría dejado pasar la designación en aras de mantener su acuerdo político con la Morena de Mario Delgado.

 

FISCALÍA OFICIOSA

Sin embargo, el problema es cómo concibe Ruiz Visfocri la agenda de derechos humanos, que es la misma idea a la que le temen personajes con fama de duros como Arnoldo Ochoa: una ombudsperson con vocación de fiscal oficiosa.

El tema de los derechos humanos ya no se limita a los errores procedimentales y a las violaciones de la autoridad en el desahogo de una averiguación previa (donde era muy común la tortura para conseguir confesiones y la fabricación de pruebas para acelerar sentencias). 

Con los derechos humanos de última generación, literalmente todos los incumplimientos de un gobierno que repercutan en el derecho de los ciudadanos a la seguridad, la salud, la educación, la libertad de expresión, la no discriminación, la reparación del daño, un medio ambiente equilibrado, etcétera, etcétera, son materia de este órgano autónomo.

Y para un gobierno pasmado, que aspira a nadar de muertito hasta acabar el sexenio, un perfil como el de Ruiz Visfocri en la CEDH representa una contrariedad política. 

Dejo en el aire la duda respecto a si Adriana pretende convertir la Comisión en una trinchera al servicio de la oposición al PRI, porque ni siquiera tendría que distorsionar el activismo. Bastaría con emitir todas las recomendaciones que correspondan a las quejas de la ciudadanía, y exigir, exigir, exigir, exigir y exigir su cumplimiento.

 

Mi correo electrónico: carvajalberber@gmail.com. Esta columna también se puede leer en: www.carvajalberber.com y sus redes sociales.

Comparte!
A+ A-

Destacadas

Indira Vizcaíno, sin temor a perder la delegación federal por ‘grilla’

Indira Vizcaíno, sin temor a perder la delegación federal por ‘grilla’

JIPS y Yáñez quieren recursos del Fonden por afectaciones de ‘Lorena’

JIPS y Yáñez quieren recursos del Fonden por afectaciones de ‘Lorena’

Se desborda el río Marabasco en los límites entre Colima y Jalisco

Se desborda el río Marabasco en los límites entre Colima y Jalisco

Otro revés para Nacho, juzgado le tumba nombramientos en la Copip

Otro revés para Nacho, juzgado le tumba nombramientos en la Copip

 Entregan certificados a ocho jóvenes que concluyeron estudios de Biología

Entregan certificados a ocho jóvenes que concluyeron estudios de Biología